Misión, Visión y Valores




Que nuestros alumnos se fortalezcan en su Fe, que sea Viva y Operante, como respuesta al amor personal y experiencial de Cristo en la propia vida.</p>
<p> Buscar un conocimiento profundo de nuestros alumnos por parte del equipo de formadores,  directivo y docente para dar un seguimiento dinámico al proyecto de vida y al programa de formación de cada uno, proporcionándoles los medios y ayudas necesarias, para atender sus necesidades singulares e impulsar sus cualidades personales en favor de la cimentación y edificación de una personalidad integra y sólidamente cristiana Estimular en nuestros alumnos una búsqueda continua de la Excelencia; se trata de un ideal de formación, que supera con mucho el mero aprendizaje de unos datos de erudición y cultura. Además del cultivo de la inteligencia, nos preocupamos en formar y orientar la voluntad, el corazón, la afectividad y emotividad, la libertad y responsabilidad. En el centro de nuestra metodología pedagógica, está la persona humana, creada por Dios a su imagen y semejanza, con una naturaleza tocada por el pecado original, pero con una dignidad especial que le confiere el hecho de ser hijo de Dios en Cristo y templo del Espíritu Santo. Esto se resume en nuestros principios generales de formación integral. Forjar en nuestros alumnos el sentido de responsabilidad de los dones y cualidades recibidos  y fomentar en ellos el desarrollo de competencias intelectuales, personales, interpersonales, tecnológicas, organizacionales, para el desarrollo y ejecución de proyectos sociales y apostólicos, construyendo con su acción y testimonio de vida una sociedad digna y justa, según los principios del humanismo cristiano.
Formar a nuestros alumnos en la coherencia entre lo que es, lo que cree y lo que hace, mediante la dirección de la razón (iluminada por la fe) y la voluntad sobre su actuar, sobre sus pasiones y sentimientos, en la verdad y el amor. Forjar en nuestros alumnos las virtudes de la Justicia y Caridad cristianas, para construir una civilización, tolerante y solidaria en base a los valores del humanismo cristiano, fomentando el respeto al prójimo como imagen de Dios, aceptando a cada uno como es y no como a mi me gustaría que fuera y al cuidado del medio ambiente como obra de Dios. Que nuestros alumnos desarrollen un sentido positivo de sí mismos, de los demás y de las cosas, que les lleve a actuar con iniciativa y autonomía, en el ejercicio de una libertad responsable a la luz de una conciencia rectamente formada; que les lleve a actuar por convencimiento y no por temor a una persona, ley o norma establecidos. Enseñar a nuestros alumnos a ser personas resilientes a no huir de los problemas sino afrontarlos y enseñarles a identificar de manera precisa las causas y buscar soluciones, esto implica, enseñarles a ver los problemas como retos que pueden superar y no como amenazas. Infundir en ellos una visión del mundo , de la naturaleza y del hombre, no desde un ángulo pragmático y egoísta, sino desde el ángulo de los valores humanos y cristianos que se basa en el ser de la persona y no de su utilidad, para formarles en la capacidad de tomar prudentes decisiones y en un recto modo de juzgar los acontecimientos (personales  familiares y sociales) y a las personas.